Versum eventos

Aes Sidhe, la hueste resplandeciente (campamento plata)

Seres feéricos y habitantes de los bosques.

Un poder antiguo ha regresado de lo más profundo de los bosques, de las lagunas olvidados y de los prados bañados por los rayos de luna. Los seguidores de la Dama de Plata, la Hueste Resplandeciente ha comenzado a reunirse en la Isla Esmeralda, y con el viento extiende la llamada de su Lady.

En este campamento se reúnen seres mágicos y de leyenda, elfos, exploradores del bosque, elfos, ninfas, hadas, gnomos, cazadores respetuosos de los espíritus, druidas, chamanes perdidos en la fronda, orcos y trasgos, cambiantes, brujas danzantes… todos aquellos que sientan la llamada de los sueños o el respeto por el bosque más profundo. La Dama de Plata y la Hueste Resplandeciente os esperan bajo el estandarte de la Quimera. ¡No tardéis, tenemos polvo de hadas para todos!

Puedes contactar con los demás miembros en su grupo de Facebook.

La Magia aún vive.

Somos las historias que escuchabais de niños, antes de sucumbir al desaliento y el peso de la triste vida de adulto. A través del Umbral de los Sueños, venimos al mundo a recordaros por qué os llaman desde tiempos pretéritos las profundidades de los bosques, dueños de esos ojos que sentís en la espalda que desaparecen justo al daros la vuelta. A recordaros por qué buscáis oro al final del Arco Iris, por qué dejáis manzanas en los claros donde se alzan las Antiguas Piedras, y por qué solíais temerle a la oscuridad…

Somos las leyendas hechas carne, los seres mágicos que velaban vuestros juegos infantiles, cuando aún podíais escuchar nuestras voces. Avatares de otros tiempos, cuando el mundo era joven y en la tierra, tan nuestra como vuestra, lo imposible era posible y los sueños tenían nombre. Nacidos de la fantasía y la imaginación, pertenecemos a las historias que se cuentan en torno a una hoguera trémula en el frío del invierno, cobrando carne y sangre en las palabras de los bardos. Somos la gloria antigua de Elvenesse, la sangre de la tierra viva que hoy mancilláis sin respeto, el amigo invisible, la ninfa del estanque, el monstruo de debajo de la cama. El reflejo de vuestros sueños y pesadillas, el eco de vuestros cuentos ya olvidados, pero siempre presentes. La princesa encantada y el dragón durmiente. Quimeras inmortales surgidas de lo profundo de aquellos lugares donde ya no va nadie… o donde nunca os atrevisteis a ir.

Somos lo Aes Sidhe, la Bella Gente, la Hueste Resplandeciente, los Hijos de los Sueños. Dime, ¿crees en las hadas?

Creerás.

Aes sidhe