Versum eventos

La Fortaleza (Campamento verde)

En todas las tierras de Versum existen seres que han dedicado su vida al acero, han vivido y han muerto por el filo de las armas. Entonces lucharon por la Capital Imperial, ahora acuden a la llamada de Lord Lion, el Puño de Acero, para alzar el verde estandarte de la Fortaleza y hacer que su rugido resuene en todos los confines de Versum.

Acudid a las tabernas de la Isla Esmeralda y encontraréis a veteranos curtidos en mil batallas que os hablen de su forma de vida, de la vida por la espada:

Gloria.

Honor y Gloria.

Por eso estamos aquí. Porque el resto es sueño, que al final será olvidado.
Seguro que has oído la llamada. La habrás oído cerca de tu corazón, y en la punta de tu espada.

Acorazados caballeros de firmes y rígidas ordenes me contaron que para ellos muchas veces resuena como un eco junto a sus armaduras al marchar orgullosos a su paso marcial. No hay mejor compañera.

Algunos miembros de la legión dicen que la oyen junto al tronar de sus trompetas, y me dijeron que ya no la pudieron olvidar, que arde con ellos.
Me contaron, que a veces la escuchan dos duelistas entregados al arte del filo, en baile de muerte, maestros eternos, que se detienen, se saludan y ríen, dichosos como mozalbetes, al saber que su contrincante también la siente, que han sido dignos.

Incluso la guardia, acostumbrada a ver la muerte en la sombra más inocua y donde cada vida depende de la del compañero, juran estén donde estén que escuchan a la vez la misma llamada.

Veteranos y novatos, clanes y aventureros solitarios…. sólo falta desenvainar. Ya seas un paladín o un jefe de clan norteño sabes de que te hablo, de cuando el corazón late desbocado y el sabor de la carga ardiendo en tus pulmones resuena con tanta intensidad que rompe la mente..oh..si, si que sabéis de qué os hablo.

Porque ¿si no quiénes somos?

Somos las ordenes marciales, y tu eres nuestro hermano, ya vistas con delicada armadura o las pieles mas gruesa. Mi jarra esta a tu lado, y también mi espada, cuando la necesites.

Somos aquellos que quedaron atrás, en la hora más oscura, cuando la Nada
llegó a las puertas de la Corte Dorada, cuando sólo los valientes quedaron para dar tiempo al resto. Entregados a nuestro camino, los mejores de
cada casa protegimos la huida, a sangre y fuego, hasta que aquello conoció el miedo a nuestra costa.

Fuimos los últimos en abandonar la corte, cubriendo cada paso de la Emperatriz con ríos de sangre hasta que estuvieron a salvo. Sólo entonces emprendimos nosotros el camino hasta aquí, a esta verde costa. Somos aquellos que damos nuestra sangre para que otros no tengan que hacerlo. Estamos aquí por que somos necesarios, por que alguien tiene que hacerlo y no hay nadie que sea mejor en esto que nosotros.

Por que somos los que decidimos que el arte del acero, en eterna perfección, es nuestro camino de vida, la linea de la plata, filo de espada, que nos une a todos, unas veces a un lado del acero, y otras veces al otro, y de vuelta, de la mano a la sangre, y de la sangre a la mano.

Honor y justicia. Brazo contra brazo. Espalda contra espalda. La sangre corría, pero dimos tiempo al resto para que huyeran…muchos murieron, pero era necesario para que no muera la esperanza.

No serán olvidados.

Dicen que nuestras fiestas son las mejores….quizás por que sabemos que cada una de ellas puede ser la última.

Así que dime hermano:¿correrás conmigo, a nuestro lado, cuando el Cuerno de la Gran Cacería abra las puertas del abismo que esconde tu
corazón y deje escapar la sonrisa sangrienta que allí se esconde?

Déjame reír a tu lado, bailemos juntos y si el día amanece disfrutando de tu compañía, llena tu jarra de nuevo y disfruta de estar vivo como el resto no entendería, hasta volver a oír la llamada, otro día más…

Otro día. Solo otro día…

Así que, dime hermano, ¿Quién cantará tus recuerdos al lado del fuego cuando no existas? Solo nosotros.

Hermano, ¿Quién te acompañará, espalda contra espalda, sonrisa con sonrisa, colmillo con colmillo? Solo nosotros.

Hermano, baila conmigo la danza del acero como si no hubiera un mañana, como si no hubiera mejor lugar para morir. Y cuando el viento se nos lleve habremos dejado atrás algo para recordar. Pues ya que no estamos hechos más que de sueños, permite al menos que sea yo mismo quien escriba mi historia, con el plumín de mi acero, una vez más.

Hagamos que valga de nuevo la pena.

Por eso estamos aquí. Por que el resto es sueño, que al final sera olvidado.

Honor y Gloria.

Gloria.

facebook_2134757906

En el campamento de la Fortaleza se reúnen guerreros y combatientes venidos de todas partes del mundo: caballeros, duelistas, guardias, arqueros, veteranos de guerra, exploradoras, norteñas, legionarios paladines, algunos matasanos… Todos aquellos que han hecho del combate su forma de vida, y que anhelan demostrar su valía con las armas.