Versum eventos

Crónicas del Festival de la Isla Esmeralda -2017-

En esta edición un nuevo Lord y una nueva Lady reclaman su sitio en el festival y aspiran a alzarse con el cetro que les convierta en Paladín Imperial.

Al abrirse el festival, el Emperador Entropía anuncia una mala noticia: la Emperatriz ha desaparecido. Aún no se había recuperado de la huida y posterior batalla con los Excrucian, y al perderse el cetro que la anclaba al mundo material, la débil conexión se rompió.

La nueva capitana de la guardia consiguió un buen grupo de reclutas y con ellos recuperó el cetro de manos de los bandidos que trataban de sacarlo de la isla. Durante el resto del festival, se encargaron de mantener la ley, mientras la Orden de Caronte se encarga de impartir la justicia.

Entropía informó de la existencia de las oráculos, quienes pueden saber cómo encarnar a la Emperatriz de nuevo, y se encarga de la custodia del cetro hasta que los habitantes de Versum tengan éxito… o fracasen sin remisión.

Cada campamento envía un grupo de valientes a encontrar a las oráculos y hacerles las preguntas pertinentes, lo que no saben es que estas preguntas tendrán un precio. Para encarnar de nuevo a la Emperatriz, debía cumplirse un ritual tras recuperar la esencia de cada campamento. En la búsqueda, un valiente soldado de la Fortaleza se perdió para siempre.

La Fortaleza recibió unas misteriosas órdenes, que tuvo que cumplir con disciplina, incluso cuando ello pudiera suponer la derrota de sus tropas. Desafió a las huestes de Thanatos por no haber enviado ningún emisario a presentar sus respetos durante la ceremonia por los caídos, y se enfrentaron en batalla, cuyo resultado fue incierto, pues no hubo ganador. Durante el festival cumplieron su alianza con la Qasbah, lo que implicó un gran sacrificio. Una valiente se autoinmoló para siempre en la hoguera sagrada de la Qasbah, siendo la segunda pérdida permanente de la Fortaleza. Finalmente, el espíritu heroico y disciplinado tuvo su recompensa, y al recordar su esencia una gema verde se materializó en manos de Lord Ulfric.

Los nómadas llegaron con los cuatro vientos, pero no así su Lord. Erimant apareció durante la noche, llevado por la locura de su búsqueda. Su mente había rozado los confines insondables del mundo donde sólo existe Nada. La bestia y el mortal se peleaban por dominar el cuerpo, y los nómadas iniciaron su propia búsqueda para liberar a Erimant de la maldición. Recuperaron las viejas tradiciones, comulgaron con los espíritus, y finalmente descubrieron que debían liberar a su Lord del sufrimiento. Erimant fue sacrificado en ritual, y su corazón devorado por sus hermanos. De su interior obtuvieron una gema que representaba la esencia recuperada.

La corte del Aes Shide, guiada por la Dama de Plata comenzó a alimentar su árbol sagrado. Para ello recolectaron emociones y sentimientos de todos cuantos pudieron, y regaron con ellos las raíces sagradas, hasta que el árbol floreció y de su flor brotó una nueva gema.

Las tripulaciones de los Muelles de Abismo llegaron a la isla con ganas de oro, pues todo el tesoro había desaparecido. Allí se encontraron con un nuevo Lord, disciplinado, comprometido y leal a sus tripulantes, Lord Flint. Las tripulaciones buscaron su esencia y encontraron una moneda cada uno,  ganando así la posibilidad de elegir, de ejercer la libertad. Pero Entropía ya había sembrado en el corazón muchos. Algunos ya no sabían si entregar la moneda por la Emperatriz, o si la verdadera libertad era Entropía. Solo el mar sabe que salió de aquella votación. Incluso se cuenta que alguno entregó su moneda al propio entropía a cambio de favores oscuros. Del interior del cofre brotó una hermosa gema azulada.

En la Guarida del Corruptor, los nigromantes y seguidores del Lord oscuro se unieron para obtener el máximo reconocimiento sobre los habitantes de Versum, el Paladín Imperial. Su primera acción fue restaurar la escuela Mors de nigromancia y obtener un sitio entre los demás colegios de la magia. Fruto de este redescubrimiento fueron los avances en experimentación médica y mágica para prolongar la vida de forma natural o tratar las maldiciones de quienes cruzaban el Limbo. Pero también hubo sombras, pues Lord Thanatos además de no acudir a la ceremonia de los caidos en la Fortaleza, asesino públicamente a la hija de uno de sus miembros y maldijo las tierras de los nómadas. Finalmente obtuvieron una gema morada mediante el sacrificio de diferentes sujetos de experimentación para entregársela a Entropía, quien la utilizó en el ritual para reencarnar a la Emperatriz contra la voluntad del campamento.

Gracias a la investigación de magos y no magos, se descubrió el ritual y la canción que encarnaría a la Emperatriz, y con la ayuda de todos, incluido el emperador Entropía, su forma fue recuperada.

Los habitantes de la Qasbah se reunieron y decidieron recuperar los antiguos rituales: las Sacerdotisas de la Llama abrieron las puertas de sus templos, los Hijos de la Víbora salieron de nuevo a la luz y las Piedras de Luna se volvieron a engarzar en medallones sagrados. Y a pesar del riesgo de perderla, encendieron el Nido del Fénix, usando para ello a su propia Lady como combustible. Los sagarrines se afanaron en alimentar las llamas, consiguiendo incluso que la Muerte bailara con ellas. Finalmente una gema ardiente surgió entre las brasas. Durante todo el festival los sagarrines se mantuvieron muy activos, lo que unido a hacer valer la alianza con la Fortaleza les valió la victoria, Lady Inane fue nombrada paladín imperial, y nombra a la Emperatriz Sherezade.

Desgraciadamente la ira de algún nigromante redujo a escombros el Takité, la famosa casa de té de la Qasbah.

Se hicieron públicas las primeras leyes del senado, y esta institución se asentó en la sociedad de la isla, al igual que los gremios, quienes van cogiendo más protagonismo y relevancia. Incluso empieza a hablarse sobre un gremio de asesino y otro de ladrones, pero nadie sabe cómo localizarlos. Desgraciadamente, la codicia de algunos dio lugar a la matanza del senado, mientras realizaban una sesión en la taberna. Sus almas consiguieron dejar una nota inculpando a piratas de los muelles. Los senadores exigieron la cabeza de todos los miembros del campamento, pero gracias a la intervención de Lord Flint se pudo evitar una sangría.

Durante el festival un huevo de dragón fue encontrado, y acabó en manos del campamento de Thanatos. Su madre se reveló cuando se disponían a destruirlo para ver su contenido. Finalmente se llegó a un acuerdo entre la Qasbah y la Guarida: ambos lo cuidarán hasta que nazca y entonces deberá elegir su destino en uno de los dos campamentos.

Para los Jóvenes Aventureros también se producen muchos cambios, Lord Niff y la emperatriz han desaparecido. La estrella Candela, junto a dos amigas, se encarga de guiarle por la isla, al rescate del mago, quien está siendo atacado por una gárgola. Le rescatan, vencen a la gárgola, y esta parece despertar de un letargo.

Dado que la Emperatriz ha desaparecido, los jóvenes aventureros trataran de devolverle su esencia.

En sus aventuras ayudaron a Lord Flint a derrotar al pirata maldito LeChuck, quien quería el control de los Muelles de Abismo y utilizó sus poderes oscuros para atacar a los habitantes de la isla.

Buscaron varios tesoros y ayudaron a la gárgola a recuperar su estado normal, libre de la piedra.

Finalmente participaron en el ritual de encarnación de la Emperatriz con el resto de campamentos.